Putas chicas unam – 50808

Lo dice entre risas Janine, que lleva casi una semana confinada en casa, como toda España. Es colombiana, tiene 27 años, lleva dos y medio en España y ha decidido, como muchas otras chicas del sector en estos días de aislamiento, reinventarse. Hasta la fecha, pocas se lo habían planteado. Hubiera sido impensable en otra época, pero nuestro siglo XXI nos dio la tecnología para, entre otras muchas cosas, sobrellevar mejor los confinamientos. Internet, que ha redefinido en muchos estadios la sexualidad, lo ha hecho también en épocas de pandemias.

Te Recomendamos

Marta Lamas Este es un extracto del libro El fulgor de la confusión. El comercio sexual en las calles de la Ciudad de México, publicado por Océano en el Para muchas personas, ganar dinero con práctica sexuales degrada un intercambio humano que debe ser íntimo, incluso significa una violación a la intimidad. Las cantantes mujeres eran inaceptables socialmente durante la primera época de la ópera, al grado que los castrati sustituían a los personajes femeninos. La restricción provenía de la creencia de que, para una mujer, era vergonzoso mostrar el cuerpo a personas extrañas, especialmente cuando expresaba una emoción apasionada. Lo que pasó con las cantantes de ópera ocurre en la actualidad con quienes reciben dinero por el acto venéreo. Si la mujer lo realiza por amor, gratuitamente, es una mujer decente; si toma dinero a cambio, es una puta.

Putas chicas vuelta

Las fantasías sexuales por la Dra. Nancy Álvarez

Posts navigation

Hacia adelante, a las nuevas generaciones. Particularmente, las violaciones de las mujeres sobrevivientes de los campos de concentración, que vivieron y viven para contarlo, y para denunciarlo. A la mayoría les llevó muchos años poder denunciar porque sobre muchas mujeres cayó una bilateral estigmatización y una doble sospecha que cuesta desterrar: la del consentimiento en las relaciones sexuales que no age tal y la de la posible delación. Las dos autoras tienen una larga trayectoria en periodismo de investigación. Escribió con otras exdesaparecidas como ella el libro Ese infierno y produjo el documental La escuela. Olga Wornat vivió clandestina durante la dictadura.

460 461 462 463 464 465 466